Quince quinces y un chorlito


Las últimas ninfas de los bosques vascos
03/04/2010, 14:10
Filed under: biodiversidad, conservación | Etiquetas: , ,

CCRPIN, Naveros, 25 de mayo de 2010.

Martas, lirones, rapaces, pícidos,… Todo eso está muy bien, pero no nos engañemos, las verdaderas especialistas, las que otorgan el “marchamo de calidad” a un bosque bien conservado son las ninfas. En nuestro caso, si queremos hablar con propiedad, debemos referirnos a una especie concreta: la Dríade vasca Amantapobius euskaldensis Lh. 1769.

Dríades en su hábitat

Necesitadas de hayedos y robledales maduros, hoy apenas quedan unas decenas de parejas. Hemos destruido la mayor parte de nuestras masas naturales y los pequeños fragmentos que aún se mantienen no cuentan con los elementos que configuran el hábitat óptimo de esta especie. Los árboles muertos, imprescindibles para sus saltos y genuflexiones, son cada vez más escasos. Además, deben recorrer grandes distancias para recolectar el kilo y medio de bayas que necesitan para alimentarse cada día. Y que decir del jabalí, en franca expansión favorecida por el paisaje humanizado, que además de dejarlas sin comida, las persigue incansable, a saber con que aviesas intenciones.

Pese a que pronto se cumplirán 250 años de su descubrimiento para la ciencia, la mayor parte de su biología sigue hoy siendo un misterio. Dado que son difíciles de capturar e imposibles de criar en cautividad, la información de que disponemos se ha logrado reunir gracias a la inestimable labor de un grupo de funcionarios ociosos, que dedican su vida a la contemplación y a la meditación en las más profundas barrancas de nuestra geografía. Como suele suceder, el azar ha jugado a nuestro favor. Lo que en un principio tenía como único objetivo perder la cobertura del móvil, permite hoy que podamos ir recopilando observaciones que en principio nos han permitido delimitar su área de distribución y establecer una primera valoración de su estado de conservación.

El diagnóstico inicial no puede ser más desalentador. La especie, que nunca fue abundante, se encuentra hoy relegada a dos pequeñas masas de frondosas (cuya localización no es oportuno revelar).

No queda sino desear que su reciente inclusión en el Catálogo de Especies Amenazadas permita implementar con urgencia medidas que favorezcan la recuperación de su hábitat.

¡Ah, por cierto! Se reproducen mediante partenogénesis, así que tranquilidad.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: