Quince quinces y un chorlito


Solidaridad con el árbol de Gernika

La Asociación de Árboles Cabreados de Euskadi, que responde a las siglas SPSS, ha convocado para mañana miércoles una rueda de prensa en el Boulevard de Donosti. Quieren llamar la atención de los ciudadanos en relación al maltrato que sufren nuestros bosques.

La venganza de los arboles

Se están comiendo el mobiliario urbano como medida de presión

Localizamos al portavoz de la asociación en un recóndito paraje en el término municipal de Oñati, concretamente en el hayedo de Iturrigorri. Nos ha pedido que no revelemos su identidad. Teme a las represalias. Un conocido ingeniero se la tiene jurada.

– ¡Joder, cómo cuesta llegar hasta aquí!

– Tranquilo. Entre el ayuntamiento y la diputación se han puesto de acuerdo para joder el monte. “Ponerlo en valor“, que dicen los muy… Igual hasta hacen un teleférico para que culogordos como usted puedan andar por estas laderas.

– ¡Vaya carácter! Bueno, a lo que vamos. Mañana rueda de prensa ¿para cuando la manifestación?

– ¡Muy gracioso! No crea que por estar aquí plantados no podemos hacer algo para tocar los cojones. De momento y como primera medida estamos empezando a comernos la señalización y el mobiliario urbano ¿Ya ha visto la foto, no? No bromeamos. Estamos hartos. Si va mañana a Donosti podrá ver como dos tilos se comen el kiosko de la música. Y si nos da tiempo igual nos atrevemos con el Buen Pastor.

– Pero ¿qué reivindican?

– Qué cada vez somos menos. Sufrimos constantemente todo tipo de agresiones.

– ¿Los árboles?

– No. ¡Simple, que eres un simple! ¡Los bosques!

– ¿Los bosques?

– Sí. Están eliminando masas enteras, fragmentando las que aún resisten, reduciendo la diversidad de especies y elementos estructurales, sustituyéndonos por cultivos de especies exóticas,… ¿quiere qué siga?

– No, por Dios… Me está dejando baldao… Pero, ¿quién puede estar haciendo semejante barbaridad?

– La administración, la diputación, los ayuntamientos, los propietarios,… Solo ven en el bosque madera, papel,… Se pasan por el arco del triunfo la legislación ambiental y se despreocupan de otros recursos.

– ¿Qué recursos?

– Biodiversidad, por ejemplo.

– ¿Y eso qué es?

– El conjunto de organismos, sistemas y procesos que son característicos de un hayedo como éste en el que está Ud. ahora y que hacen posible que el bosque le ofrezca a su gordo culo distintos servicios.

– ¿Servicios?

– A ver… No me refiero únicamente a la posibilidad de giñar en la intimidad ¡Ni se le ocurra! Le estoy hablando de disfrutar del paisaje, de la contemplación de la fauna y de la flora, del placer de saber que pertenece a una sociedad respetuosa con el medio ambiente, que aprovecha sus recursos de una forma responsable, sin dejar apenas huella. Puede Ud. además llevarse algún hongo, pero mejor si solo se lleva unas cuantas fotos. Le estoy hablando además de fijación del CO2 ¿habrá oido hablar del CO2, del cambio climático…? Y quien sabe, tal vez mañana o dentro de unos años necesitemos a una especie concreta de las que aquí habitan para solucionar lo suyo…

– ¿Lo mío?

– Sí, lo suyo. Tarde o temprano algo le tiene que salir… No descarte que el volumen de su culo se deba a un tumor.

– ¿¡Un tumor!? No joda…

– ¿Y quien le dice que no tengo yo aquí en el tronco un insecto que sintetiza un compuesto que puede ayudarle?

– ¡Visto así! ¡Joder que tremendo se pone Ud!

– ¡Nada descartable! Ese insecto podría necesitar para vivir de unas condiciones que solo se encuentran en bosques maduros, complejos, bien estructurados ¡Un bosque de verdad! ¡De los que ya apenas quedan restos! ¿Se da cuenta de que no podemos andar desperdiciando recursos irresponsablemente?

– Pues sí. Ahora que lo dice… Sí que son servicios, sí… ¿Y dice Ud. que cada vez hay menos bosques?

– Menos cada vez. Algunos fantasmas intentan hacer pasar por bosques a los cultivos de pino y eucalipto, pero no se deje engañar.

– ¿No son bosques?

– ¡No hombre, no! Son tristes cultivos con la única intención de obtener madera de forma rápida. En pocos años. Sin respetar a la fauna, a la flora, a los ríos, el suelo…

– ¡Mal asunto!

– ¿Entiende ahora nuestra protesta?

– Entiendo ¿y la referencia al árbol de Gernika que aparece en el título del post?

– Coño, para que los que busquen en San Google acaben en esta página y se enteren de nuestro problema.

– ¿El árbol de Gernika no sabe nada de esto, entonces?

– Nada. ¡Ese es un pringao! Tiene mucho tirón, pero es un pringao. Lo tienen allí secuestrao, esperando a que de ciento en viento vengan los discursos y las conmemoraciones.

– ¡Vaya paradoja! Un país que tiene un árbol como uno de sus símbolos más queridos trata de pena a los bosques.

– ¡Es lo que hay!

– ¿Y los ecologistas?

– Dormidos.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: